#YoTeCreo

#YoTeCreo

No hace falta que contextualice a detalle lo que está pasando en Internet de hace unos días para acá puesto que llegó el tema hasta televisión nacional [de pésima manera cabe mencionar], se está hablando de algo muy importante y delicado a tratar.

Tocar temas de sexualidad aún con el supuesto de que «son otros tiempos» sigue siendo sumamente complicado y ni se diga si conlleva tratarlos relacionados a violencia, ya que no existe la apertura necesaria para manejarlos con la debida seriedad, respeto y empatía que esto merece, sobre todo para con la víctima.

La violencia sexual es una de las formas más fuertes y extremas para agredir que se ejerce especialmente contra mujeres, niñas y niños. Van desde tocamientos, abusos hasta violación, conductas que dejan heridas profundas y consecuencias permanentes en la vida de las personas que la sufren.

Desgraciadamente estos hechos siguen siendo más comunes de lo que a unx le gustaría saber y creer y la pandemia nos demuestra que el coronavirus no es el único problema por el cual tendríamos que preocuparnos. Y es que esto no es de unos años para acá, es de toda la vida, pero sin duda el confinamiento durante el 2020 y lo que va de este año lo ha hecho todavía peor.

«De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), entre enero y mayo del 2020 se tiene un registro de 22,072 carpetas de investigación iniciadas por delitos contra la seguridad y la libertad sexual de las personas; en esa misma categoría, en el año 2019 la cifra fue de 20,687; esto significa un incremento absoluto de 1,385 carpetas de investigación y un incremento relativo del 6.7% entre ambos años. La cifra, de suyo preocupante, lo es más si se considera que el 2019 fue un año récord en este indicador en la historia reciente del país, con lo que el 2020 se perfila como el año sexualmente más violento en México.» [para más datos al respecto, les dejo el siguiente link https://www.mexicosocial.org/la-violencia-sexual-no-cede/]

Y si seguimos retrocediendo en el tiempo, los casos se acumulan más y más, eso sin contar aquellos que jamás se denuncian por vergüenza, miedo, revictimización, maltrato, impunidad o abusos de poder sobre las víctimas.

Aunque afortunadamente esta dinámica de no hablar del tema, guardarlo, no denunciar, etc. está cambiando gracias a lucha feminista que ha tomado mucha fuerza, sobre todo en el último par de años, estamos lejos todavía de erradicar por completo este problema. Tristemente muy lejos aún.

Estos problemas son complejos, hay muchos factores que intervienen dentro de, sin embargo uno primordial es la visión que se tiene al respecto y el papel de la sociedad según está visión. Lamentablemente esa visión es bastante pobre, desatinada y desinformada.

Hablar al respecto es doloroso, triste y decepcionante que realmente es difícil pensar qué decir. No hay palabras correctas cuando sucede algo absolutamente reprobable y espantoso que nadie merece pasar, pero pasa.

Sólo me queda decir que #YoTeCreo, no es tu culpa, no hay justificación alguna para la violencia y no importa qué diga la gente, NO ESTÁS SOLX. Un enorme abrazo a todas las víctimas de violencia sexual que han tenido que vivir tan horrible experiencia. <3

Bai.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *