Tristeza

Tristeza

Hola personitas lindas que están leyendo este blog, el tema de hoy es la tristeza, esta emoción que muchas veces reprimimos, estar triste puede ser producto en la mayoría de veces por la perdida, de una persona, objeto u objetivos valiosos par a nosotros, en algunas ocasiones la tristeza viene acompañada de algunas otras emociones como: enojo e ira, cuando sucede esto es porque generalmente la situación en la que estamos tiene solución, por ejemplo perder tu teléfono o que se haya ido la  luz y no guardaste tu trabajo en el que has invertido horas. Situaciones como esta si generan tristeza pero también enojo, porque sabes que tiene una solución aunque eso signifique invertir más tiempo, pero cuando nos encontramos en una situación como la muerte o incluso la pérdida de nuestra salud,   que no tiene remedio, es cuando sentimos la verdadera tristeza.

Algo que debemos entender con la tristeza es que las situaciones no siempre nos afecta de igual forma, es decir que a mí me puede afectar algo que tal vez tu ni siquiera tomes en cuenta y eso no significa que alguno de los dos este mal.

A pesar de ello hay algunos estándares que determinan por qué nos sentimos tristes: como la personalidad, las personitas con un alto nivel de neroticismo, tienen una mayor probabilidad de sentirse tristes, culpables, muchas de ellas tienen baja autoestima o se exigen mucho, como que todo lo que hacen quieren que sea perfecto.

Otra cuestión es la sociocultural, cuando las personas se sienten con una moral y ética estricta y exigente, cuando son etiquetados por la sociedad como que tienen un alto control o que son muy rígidos, sin embargo estas personas realmente tienden a sentirse tristes, solos porque no se les facilita adaptarse a los cambios.

Y también están los esquemas cognitivos, que son estos estímulos que no son bien recibidos como cuando no logramos nuestras metas y eso nos hace sentir tristes.

De cierto modo la tristeza nos ayuda a pensar de con más detenimiento las cosas, a veces sentimos que las cosas van a un ritmo tan rápido que no sabemos cómo frenarlas, también nos ayuda a impulsar ese cambio que necesitamos en nuestras vidas, a activar de alguna forma los pensamientos que nos ayudaran a construirnos de nuevo, además de que nos crea un ambiente más empático con quienes nos rodean.

Yo creo que principalmente la tristeza es una emoción que nos da cierto consuelo, porque si nos detenemos a pensar un poco, sentirnos tristes es lo último que nos pasa después de una ruptura interna. Cuando estamos expuestos a una situación complicada, nos sentimos tristes, enojados, pensamos y pensamos y volvemos a pensar en las múltiples variantes de esa situación lloramos, a veces mucho o a veces poquito y después de eso viene la calma, con un respiro profundo, llenamos de tanto aire nuestros pulmones, que cuando acabamos de exhalar nos hace sentir mejor.

DATO SUMAMENTE INNECESARIO

El cuerpo humano segrega el suficiente calor, que si se pudiese acumular por treinta minutos este sería capaz de hervir medio litro de agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *