Encierro

Así pues, la llegada del COVID-19 a nuestras vidas, llegó para tocar la puerta a nuestros fantasmas, de los que teníamos la posibilidad de escucharles, o lidiar con el efecto de la abstinencia; demostrando que la verdadera amenaza somos nosotros mismos.

Quiero más...