Sonreír al mundo

Sonreír al mundo

¿Sabías que existe una disciplina que se encarga de estudiar la risa? Pues de hecho así es y se llama gelontología, gracias a esta disciplina se han descubierto cosillas muy interesantes como por ejemplo el sistema límbico, que es el encargado de algunos comportamientos emocionales imaginen que si llega a ver alguna complicación en este sistema, nos podría dejar literalmente sin risa.

Cuando reímos nuestro cuerpo realmente lo agradece, para empezar movemos quince músculos faciales que se contraen y el músculo cigomático mayor se estimula constantemente, como si fuera un masaje facial. El sistema respiratorio también se ve beneficiado ya que también recibe alteraciones y su funcionamiento cambia porque la epiglotis cierra la faringe en ciertas proporciones, produciendo irregularidades en la entrada del aire y eso nos hace sentir pequeñas cosquillas en el cuerpo.

El investigador Robert Provine, psicólogo y profesor de la Universidad de Maryland, hizo un estudio en el que descubrió que cada sonido que se emite cuando nos reímos es un tanto melodioso, porque sigue un patrón fijo y repetitivo, del sonido.

La risa tiene sus orígenes, como un símbolo de satisfacción, se expresaba cuando las personas salían de una situación grave o de algún peligro, pronto esto se convirtió en una señal social, dando paso al reforzamiento de relaciones amistosas.

Existen beneficios grandiosos de la risa como: tener una oxigenación de nuestro organismo, libera endorfinas lo cual hace reducir la depresión y la ansiedad, además disminuye la producción de cortisol que es el generador de estrés, igual produce sustancias como endorfinas, dopamina, serotonina y adrenalina, todas ellas hormonas que contribuyen al bienestar físico, nos ayuda a calmar el dolor, modera los niveles de glucosa,

Pero de las cosas más importantes, es que nos ayuda a generar mejores relaciones con otros humanos, con este gesto nos damos confianza entre nosotros y amarramos estos lazos amistosos, lamentablemente conforme vamos creciendo vamos perdiendo este toque humorístico, ya no le encontramos sentido a muchas cosas que podrían causar gracia. Mientras que los niños son tan ocurrentes que tienen más sentido del humor, para que se den una idea, algunos estudios mencionan que un niño puede reírse de 300 a 400 veces al día, en promedio claro, pero los adultos apenas estaremos alcanzando unas 50 veces al día, (hablamos de gestos desde una sonrisa hasta las carcajadas).

Ya conocemos que los beneficios son muchos, solo es cuestión de hacerlo, y por lo general este gesto emite estas buenas vibras y por lo general son devueltas Además, de último dato: reír nos ayuda a quemar de 10 a 40 calorías, híjole te mantienes en forma, te diviertes y haces buenos amigos. ¿Qué más quieren chavos?

Dato sumamente innecesario

Hablaremos del término “YA SE PETATEO”, este tiene sus orígenes en las civilizaciones antiguas, en donde a los difuntos se les enterraba envueltos en un petate. La apalabra en si significa linaje o poder, por lo que esto comenzó cuando a los gobernantes y figuras de poder se les envolvía en un petate cuando fallecían.  Para que cupieran sin ningún problema, se colocaban los cuerpos en posición fetal. Posteriormente en la época de la revolución también se optó por esta opción ya que en esos momentos no había dinero para un ataúd.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *