Sentido de Pertenencia

Sentido de Pertenencia

¡Charlamos?

Buenos días, buenas tardes o buenas noches, sea el momento que me estés leyendo muchas gracias. 

Nuevamente contigo, como cada lunes otro episodio de este podcast. 

¿Charlamos? Tu mente y yo.

Soy Jair Hernandez y es momento de que charlemos.

“Nadie ama a su patria por ser la más grande, la más rica o la más avanzada, sino porque es la suya”

Sentido de pertenencia

Andamos en fechas electorales en algunos estados de la república, también estamos en días que tal vez el trabajo que tenemos actualmente no sea el mejor en la cuestión de sueldo a causa de la pandemia que estamos pasando y con esto sale a flor de piel el sentido de pertenencia, en pertenecer a un partido político y defenderlo ante todo o ser fiel al trabajo que tienes a pesar de sus carencias, entonces creo es un tema interesante e importante que deberíamos charlar el dia de hoy.

y para ir entrando en contexto un poco los dos ejemplos anteriores no son los unicos, hay otros tipos de grupos como la familia, el equipo de fútbol, el grupo de música, una corriente urbana o profesar una misma fé, también nos hacen sentir como miembros de algo. Al fin y al cabo, son diferentes tipos de grupos sociales.

Entremos en detalles…

Este sentido de pertenencia es fundamental para nuestro desarrollo evolutivo, ahora bien, no deja de estar directamente influenciado por los cambios sociales que van inherentes a la evolución de los tiempos. Sin ir más lejos, la psicología social y la sociología, nacen precisamente de esta preocupación, la decadencia de la comunidad como consecuencia de los procesos de industrialización y urbanización. Es obvio, que el sentido de pertenencia que un hombre podía experimentar en época prehistórica distará bastante del de un occidental del siglo XXI.

Según Sánchez Vidal (2001), el sentido de comunidad (a) tiene un núcleo importante en torno a la interacción social entre los miembros de un colectivo, y se complementa con (b) la percepción de arraigo territorial y (c) un sentimiento general de mutualidad e interdependencia.

Esta noción general la podemos aplicar  a pueblos, ciudades, barrios, agrupaciones religiosas, organizaciones educativas… Esto implica que habrá innumerables tipos de comunidades así como de sentidos de pertenencia, pero en todos encontraremos una piedra angular común.  En estos grupos, las personas desarrollan lazos afectivos, se saben valoradas y comparten un conjunto de tradiciones, un pasado común, pautas de comportamiento, valores y símbolos patrios que contribuyen al desarrollo de compromisos en proyectos comunes. 

No es de extrañar que, al promover en los espacios educativos el desarrollo de un sentido de pertenencia flexible e incluyente —a diversos grupos, la comunidad, la nación y la humanidad—, se pretende que generen disposiciones en los alumnos para participar constructivamente en la mejora del ambiente social y natural, interesarse en la situación económica del país, cuestionar la indiferencia ante situaciones de injusticia y solidarizarse con las personas o grupos de diferentes latitudes y contextos.

Al serle fiel al grupo y siguiendo sus normas se da una identidad y una seguridad, mientras más segura se sienta la persona, más elevado será su sentimiento comunitario y estará más dispuesta a seguir normas de convivencia.

El que se sabe miembro de un grupo, está más predispuesto a cuidar todo lo que este representa porque tiene un significado importante, una filosofía; de lo cual forma parte. El sentir orgullo nos da valor como personas, nos da seguridad y autoestima.

Hay un punto clave para nuestro propio desarrollo, y es que el sentido de pertenencia influye en la gestación de nuestra propia identidad como criaturas de este mundo. La noción de identidad como sentido de pertenencia a un determinado grupo cultural tiene sus orígenes en Freud. Actualmente es una noción que se utiliza en diversas ciencias sociales, especialmente en historia, sociología y antropología.

 Cinco puntos importantes a considerar sobre la identidad que vamos a ejemplificar con situaciones cotidianas:

  • La identidad se construye en la interacción con otros, difícilmente un niño nos va a reconocer que es del America, si en las interacciones con su familia y con los iguales no ha aprendido a identificarse como tal.
  • La identidad es una definición socialmente construida del ser, “soy chilango” identifico todo mi ser en base a pertenecer a CDMX.
  • En la definición son centrales: el sentido del ser, la continuidad espacio-temporal y reconocimiento por otros de la existencia. Nada como decir “Mis amigos saben que soy chivas hasta la muerte”
  • La identidad es un fenómeno eminentemente subjetivo que contiene un fuerte componente emocional. Habría que preguntarle a una persona de colonias nice de cdmx cómo sería el haber nacido en otro lugar, la respuesta posiblemente será de rechazo o desaliento, la fuerte vinculación emocional de la identidad con la pertenencia concibe como un drama cualquier alternativa, ¿por criterios objetivos? No, por la mera subjetividad de la pertenencia.
  • La formación de la identidad implica un proceso de reconocimiento y valoración de la propia individualidad, por lo que se asocia muy estrechamente a la autoestima. “En mi familia todos somos médicos” la persona se sentirá orgullosa, perteneciente a una suerte de casta que la mantiene en alta estima.

Sea como fuere, hay que partir de la base de que lo expuesto no dejan de ser generalidades, y que la última palabra siempre la tiene el individuo. No nos hemos de extrañar que dos personas nacidas en la misma localidad desarrollen sentimientos diametralmente opuestos hacia la misma.

Entonces habiendo escuchado esto podemos observar el gran poder que tiene el sentido de pertenencia en las personas, afectando aspectos como autoestima, autorealización, status, comodidad, fidelidad, etc. etc. etc.

Y es algo que tenemos pero a veces no sabemos que tenemos o en algunos casos algo que como empresa, sociedad agrupación, etc, se está descuidando.

Lo que es más fiable es que el sentido de pertenencia, cuando lo tenemos,  nos hace sentirnos más seguros en este mundo plagado de inseguridades.

Y tú, ¿a qué perteneces?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *