¿Qué es eso de responsabilidad afectiva?

¿Qué es eso de responsabilidad afectiva?

Últimamente en esta constante lucha por hacer de la salud mental un tema del que se pueda hablar sin tabúes, tapujos ni vergüenzas han venido a «ponerse de moda», podría decirse, ciertos conceptos. Bueno, más que ponerse de moda vienen nombres específicos para cosas o situaciones que ya conocemos pero no teníamos cómo llamar y eso, es importante.

Las palabras construyen o destruyen y si no tienes cómo nombrar algo que quieres cambiar ¿de qué manera podrías trabajarlo? Es importante aprender estos conceptos, sí; pero más allá de sólo memorizar un par de palabras, es necesario realmente entender y procesar su significado y propósito así como emplearlo bien.

Justo ayer platicaba con un buen amigo de este tema, porque resulta que en esto del amor está más salado que el bacalao, la verdad tampoco es como que sea una experta y haya tenido las mejores experiencias. Estoy igual de salada que él, jajaja, pero el punto de esto es que tocamos la «responsabilidad afectiva» y me decía que no lograba entender del todo lo que ésto significa.

Según explica Vivián Dufau, sexóloga y terapeuta sexual “la responsabilidad afectiva significa tener presente que todo acto tiene sus consecuencias y uno debe hacerse cargo de ellas. La responsabilidad afectiva, en este sentido, implica que si uno está en relación con otra u otras personas, todo acto que realice va a tener una consecuencia en esa o en esas personas. Tiene que ver con la empatía.”

No sé ustedes, pero para mí, básicamente significa ser una persona decente y tener consideración de lxs demás, de nuestra influencia en otras personas y cómo nos relacionamos con quienes nos rodean. Y pareciera ser algo tan básico e incluso absurdo de mencionar pero en esta plática que menciono nos dimos cuenta que es muy común que no tengamos tan consciente el impacto y consecuencia de nuestras acciones en otrxs.

Esto no sólo hablando de relaciones románticas sino abarcando también otro tipo de vínculos que podemos establecer con cualquier otra persona; ya sean amistades, familiares, relaciones laborales, etc. En todos estos casos tenemos que tener presente que la responsabilidad afectiva es un elemento importante para crear lazos fuertes, sanos y recíprocos.

¿Ustedes qué opinan al respecto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *