Proyecto 333

Proyecto 333

Como recordarán, en entradas anteriores explicaba que últimamente me entró una emoción por comprar ropita en bazares, ya fueran en línea o en los tianguis. Y me emocionaba mucho eso de andar dando la vuelta y encontrar alguna joyita oculta cual Indiana Jones de la paca.

Sin embargo, de repente noté que estaba comprando más de la que necesitaba y por mucho que me gustaran las prendas que me encontraba, solo estaba acumulando cosas que no me ponía tan seguido.

Igual no es como que tenga mucha mucha ropa pero definitivamente ya solo compraba por comprar. Así que igual desde hace tiempo me propuse no comprar más…o aunque sea de vez en cuando. Es que de repente uno se encuentra cosas chidas y no puede dejar pasar la oportunidad.

Sin embargo, respecto al proyecto 333, no creo poderlo seguir al pie de la letra. Me gustan mucho todas las prendas que tengo, por algo las tengo y aunque hago revisión de vez en cuando para deshacerme de cosas que ya ni uso, no alcanzo a disminuir la cantidad a 33 prendas solamente. Sin embargo, puedo hacer mi parte no comprando más y ajustándome a lo que ya tengo y continuando con esas revisiones periódicas para eliminar lo que sobre.

Les invito a revisar su armario, seguramente se encontrarán algunas cosas que ya ni usan y que solo está haciendo montón. Y si lo aplicarán o ya lo aplicaban, sería bueno que nos compartan sus experiencias.

Mientras, el vago explica un poco más a fondo sobre de qué va el proyecto 333, espero les agrade.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *