Procrastinar

Procrastinar

 ¡Charlamos?

Buenos días, buenas tardes o buenas noches, sea el momento que me estés leyendo muchas gracias. 

Nuevamente contigo, como cada lunes otro episodio de este podcast. 

¿Charlamos? Tu mente y yo.

Soy Jair Hernandez y es momento de que charlemos.

«Primero una partidita de Xbox», «Primero una miradita al Face», «Veo unos Tick Tocks y ya empiezo».

¿Cuántas veces haces esto al día?

Procrastinar significa posponer o aplazar tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades que nos resultan más gratificantes pero que son irrelevantes.

Procrastinar es una forma de evadir, usando otras actividades como refugio para no enfrentar una responsabilidad, una acción o una decisión que debemos tomar.

Las personas procrastinan de diferentes formas, algunas llegando al extremo de hacerse adictas o dependientes de esas otras actividades externas, como, por ejemplo, ver televisión, Internet, redes sociales, celular, jugar videojuegos, ir de compras o comer compulsivamente.

Las personas procrastinan de diferentes formas, algunas llegando al extremo de hacerse adictas o dependientes de esas otras actividades externas, como, por ejemplo, ver televisión, Internet, redes sociales, celular, jugar videojuegos, ir de compras o comer compulsivamente.

Por este motivo, la procrastinación llega a asociarse con un trastorno del comportamiento en el cual el sujeto relaciona en su mente aquello que debe hacer con dolor, cambio, incomodidad o estrés.

Al procrastinar, lo que hacemos es posponer las cosas para un futuro indefinido e idealizado, en el cual creemos que tendremos el tiempo suficiente para realizar aquel asunto pendiente de la manera que queremos.

Procrastinamos por diversos motivos: estrés, ansiedad, perfeccionismo, miedo al fracaso, impaciencia o por sentirnos saturados de responsabilidades.

Todos procrastinamos en cierta medida: el estudiante que hace su trabajo a última hora, el individuo que deja la entrega de formularios y papeleos para el último día, la persona que posterga una decisión hasta que no tiene más alternativas.

Sin embargo, lo importante es reflexionar hasta qué punto estamos priorizando nuestros deberes de manera adecuada, vigilando no descuidar lo importante por lo urgente.

Sinónimos de procrastinar son diferir, aplazar, postergar o posponer.

En inglés, podemos traducir esta palabra como procrastinate. Por ejemplo: “If you procrastinate the right way, life will be easier and more productive” (si procrastinas de la manera correcta, la vida será más fácil y productiva).

El acto de procrastinar se le conoce también como la procrastinación.

Dejar de procrastinar

Es necesario saber cuales son los límites saludables para dejar de procrastinar. Relajarse y dejar de pensar en las responsabilidades puede ser necesario pero no se puede huir eternamente de lo que cada uno sabe que debe hacer.

Para dejar de procrastinar, se debe cultivar la autodisciplina. La autodisciplina es la educación de la voluntad para hacer lo que debe hacer de forma constante. La lista de quehaceres y deberes y el cumplimiento de tareas simples puede ser de gran ayuda para aquellos que quieren dejar de procrastinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *