Pobre diabla

Se dice que se te ha visto por la calle vagando…

Ufff… tremenda rolita que nos regaló Don Omar en 2004 y que, no sé ustedes, pero según yo es un súper clásico, aunque me sorprendió saber que está dentro del género de bachata y no de reggaetón como yo pensaba.

En fin, dibujé hace ya un rato esto pensando justo en esa canción que traía muy pegada en el momento y creo que tiene que ver un poco con el tema de la semana pasada que es la responsabilidad afectiva, por lo menos desde mi punto de vista.

Aunque el video musical narre una historia distinta, la letra de William Landron se centra más en el hecho de una mujer que no supera al hombre que la dejó y se podría pensar, ¿eso qué tiene que ver con responsabilidad afectiva? Pues bien, creo que la canción retrata la perspectiva ajena de cuando una persona sin este tipo de responsabilidad daña a otra.

Superar a alguien después de «perderle» en este tipo de situaciones puede no ser sencillo; como lo he tocado en entradas anteriores, cada quien vive su proceso de la manera que puede y está bien. Entonces ¿por qué esa costumbre de culpar a quién dañaron por no poder superar rápido a la persona que la dañó? Mucho tiene que ver, creo yo, con el nulo conocimiento del tema de responsabilidad afectiva dentro de nuestros vínculos y relaciones.

Un ejemplo muy común y claro es aquella percepción que se crea siempre alrededor de alguien a quien le fueron infiel. Siempre la reacción es de tachar de «pendejx» a la persona cuerneada en lugar de a quien cometió la infidelidad. Esta costumbre de enaltecer la traición a la confianza, de ser irresponsable, inconsciente y egoísta junto con ese orgullo de ser «el/la amante», me parece bastante desagradable.

Dejar fuera la empatía y responsabilidad en nuestra forma de relacionarnos puede costarnos caro, bien dice la frase «no hagas lo que no te gustaría que te hicieran» y es que, las personas con las que nos rodeamos y convivimos de cerca son un reflejo de nosotros mismos. Así que, ¿por qué estarías con alguien que no es responsable con sus relaciones afectivas? ¿qué te lleva a estar ahí?

Creo que este tipo de situaciones, hasta el momento que las llega unx a ver de cerca o le toca vivirlas, obviamente las entiende mejor y te puede otorgar cierta sensibilidad y empatía. La inteligencia emocional no es muy común que digamos en la crianza, hasta apenas empieza a haber consciencia de ello, así que, por el momento, queda aprender a golpes, que siempre se aprende así pero sin esa inteligencia son más duros.

La estabilidad emocional y mental es tooooodo un tema que tiene muchísimas perspectivas y aristas, sin contar que también las experiencias son una fuerte influencia así como también el contexto y el hecho de que los humanos somos bastante complejos, sin embargo reflexionar sobre nuestras acciones, pensamientos y sentimientos es imprescindible.

Justo en momentos tan crudos no vendría mal un pequeño ajuste en nuestra forma de relacionarnos unxs con otrxs.

Que este tipo contenido (refiriéndome a la canción) además de hacernos bailar nos ayude a reflexionar sería genial, pero bueno, eso depende también de cada quién. ¿Alguna vez se han puesto a debrayar así con algo? Les invito a hacerlo, es divertido e interesante.

(Aunque no tiene nada que ver con el tema, Feliz Navidad, jajaja.)

Bai.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *