Pioneras del cine

Pioneras del cine

En esta nueva entrada sigue dedicada a las mujeres y como han estado presentes en el séptimo arte desde su primera proyección. Porque sí, siempre estuvieron ahí.

El sábado pasada dejamos en claro que existe una clara desigualdad de oportunidades y apoyos en la industria cinematográfica para con las mujeres, que a pesar de que ellas siempre han estado presentes y participando activa en la creación del cine, sus nombres han sido borrados de la historia o han pasado desapercibidas solo por el hecho de ser mujeres. Tal es el caso de Alice Guy Blaché la primera persona en advertir de las posibilidades del cinematógrafo para contar historias. Pues tan solo un año después de encontrarse frente a la presentación de los hermanos Lumière en el estreno de su famoso metraje del tren, Guy ya se encontraba rodando sus propias películas y es en 1896 que se estrena la primera cinta de ficción titulada El hada de los repollos, con una duración de 60 segundos. Sí, no fue la de Méliès.

¿Tú sabias de ella? Lo cierto, es que muchas personas le siguen atribuyendo el título de primer cineasta a Méliès, cuando Guy ya era pionera en utilizar diferentes recursos técnicos como los efectos especiales, el sonido y el color. Aun así, no fue suficiente, los hombres quienes escribieron la historia del cine dejaron su trabajo en las sombras e incluso se lo atribuyeron a otros hombres, la buena noticia es que, a partir de 1976, año en que se publicaron sus memorias el nombre de esta pionera del cine resurgió y se sigue buscando que se trabajo sea reconocido.

Por esta razón, la  cineasta Pamela B Green realizó un documental con Jody Foster como productora y narradora, Be Natural: The untold story of Alice guy-blaché (2018) reconstruye su legado, con una amplia investigación acerca de su vida y su trayectoria. Gracias una serie de entrevistas recupera un poco de su trabajo y restablece su nombre como la primera directora, guionista, productora y propietaria de un estudio.  

Alice Ida Antoinette Guy empezó su carrera como cineasta, casi por accidente ya que trabajaba como secretaria de Léon Gaumont, un empresario e inventor francés que se dedicaba a la venta de material de óptica y fotografía, por lo que no es sorpresa que se interesara por el novedoso artefacto de los Lumière, ahora bien, ninguno de ellos tuvo la visión revolucionaria de Guy.

Gaumont sin perder tiempo empieza con la comercialización de cámaras cinematográficas, Guy entusiasmada con este nuevo producto, propone que el cine puede ser algo más y lo convence de crear diferentes escenas de menos de un minuto como muestra para los clientes y en ese momento a la edad de 22 años, se enamora del cine. Con un poco de experiencia en el teatro y con un gran gusto por la lectura, la imaginación de Guy no veía fronteras, armada con un camarógrafo, una actriz y un poco de escenografía dio vida a “La Fée aux Choux” (“El hada de las coles”) su debut como directora. La historia solo era una probadita de lo que podía crear Guy, una joven mujer saca bebes desnudos de un campo de coles, pero solo eso basto para que se animara a explorar las posibilidades creativas y pronto junto con Gaumont, crean la primera compañía cinematográfica de la historia, en la que Guy es nombrada jefa de producción.

Blaché, la segunda de la derecha, dirigiendo “My Madonna” (1915)
Credit…Photograph Collections of the Margaret Herrick Library, Academy of Motion Picture Arts and Sciences

Alice Guy desarrolló alrededor de 1000 películas donde muchas veces ella desempeñaba tres o más funciones, ella era la directora, productora, guionista y supervisora de sus proyectos que cada vez introducían narrativas más complejas y con mujeres encabezando la trama. Además de que siempre buscaba innovar, añadir efectos especiales y el color teñido a mano. Se dice que hasta fue ella quien invento el video musical en el año de 1905, con el uso de una nueva tecnología, invento de su jefe Gaumont mediante el cual se filmaba a los cantantes sincronizando los labios con una reproducción pregrabada. Esto lo leí en The Guardian, por si quieres checarlo.

En el año de 1907 se casa con Herbert Blaché, también empleado de Gaumont y se mudan a los Estados Unidos, pues su esposo fue enviado para promover el sistema de películas de sonido sincronizado de Gaumont el cual fue un fracaso. Pero en 1910, Guy forma su propia compañía de cine llamada Solax, la cual tuvo tanto éxito que dos años después construye su propio estudio en Fort Lee, Nueva Jersey. Todo esto mientras construía una familia, pues en esos mismos años dio a luz a su hija Simone y su hijo Reginald, respectivamente.

Sin embargo, no todo era miel sobre hojuelas, pues a pesar de ser de las primeras personas en poder vivir del cine, su vida estuvo llena de altibajos tanto en lo profesional como en lo privado. Tras su divorcio, problemas de salud y estar dentro de una agitada industria, se ve obligada a subastar su estudio y cerrar su compañía. Así que decide regresar a Francia, pero la cosa no mejoro ahí, no encontraba trabajo, sumado a que la mayoría de sus películas se perdieron, parece ser que en esa época los carretes del celuloide se perdían muy fácilmente y las que quedaron fueron atribuidas a otros hombres. De esta forma, la primera persona en crear un lenguaje audiovisual fue relegada al olvido. Pero como mencione al inicio, poco a poco su nombre ha resurgido y hoy se recuerda como la primera directora de la historia.

Y no fue la única, con el pasó de los años muchas más mujeres se han ido sumando a la creación del cine, una de ellas fue María Herminia Pérez de León, mejor conocida en el mundo artístico como Mimí Derba, que con apenas 17 años debuto como cantante en el teatro mexicano. Quienes la conocieron la describen como una mujer carismática, fuerte de carácter, un tanto melancólica y súper profesional.

Mimí Derba publicity. Private Collection.

Solo para refrescarte la memoria ella interpretó a la abuela de Chachita en Ustedes los ricos (1947) No obstante, su paso por el cine mexicano no se limita a un solo papel, ya que ella fue la primera productora, guionista y directora de nuestro naciente cine nacional.

Su inicio en el teatro estuvo muy arraigado a la zarzuela, que es una representación escénica típicamente española, en la que se alternan partes cantadas y habladas, en donde la temática podía ir desde el amor hasta una sátira política, algo muy común en México.  También actuó en comedias políticas y en obras de teatro folclórico tradicional mexicano entre 1911 y 1917, además de que en esos mismos años se estaba desarrollando un momento histórico importante como lo fue la revolución mexicana, esta serie de enfrentamientos por ver quien quedaba en el poder, además de la reivindicación de los derechos civiles, así como de diferentes demandas que desembocan en la promulgación de la constitución de 1917.

Ya cuando el país estaba volviendo a reconstruirse y con la consiguiente estabilidad económica y social por el fin de la revolución, es que se da paso al desarrollo de la producción cinematográfica mexicana y Mimí Derba, no solo quería ser testigo, sino que buscaba ser parte activa de este terreno inexplorado. En ese mismo año, en 1917 junto con Enrique Rosas, fundan su propia casa productora La Sociedad Cinematográfica Mexicana Rosas, Derba y Cía, que finalmente se denominó Azteca Films con la que producen cinco películas: Alma de sacrificio, En defensa propia, En la sombra, La soñadora y La tigresa, esta última dirigida por Derba, dejando su legado como la primera directora mexicana, sin mencionar que también produjo todas y actuó en 4 de ellas, lo que la posicionó como una estrella y la primera diva del cine mexicano.

Mimí Derba en Alma de sacrificio, AGN, Colección Fotográfica Pedro Portilla Carrillo

Actualmente no se conservan copias, pero puedes encontrar algunas imágenes fijas y sus reseñas, que, aunque tuvieron muy buena crítica, no basto para salvar a la compañía de la quiebra. La desilusión de la Derba de crear cine mexicano y llevarlo al extranjero se evaporó, motivo por el que decide volver al teatro no sin antes dar su último adiós al cine en Dos corazones (1919) Pero la industria se estaba consolidando de tal forma que se convence de regresar a la pantalla como Doña Elvira en la película Santa (1932) a un lado de Lupita Tovar.

Y a partir de ahí no pararía, se encontraría frecuentemente con papeles de mujeres aristocráticas de carácter fuerte y un porte imponente, convirtiéndose así en una de las mejores actrices de soporte de la época de oro del cine mexicano. Su historia y trayectoria está impresa en el documental Mimí Derba (2000) dirigido por Alejandra Moya, que cuenta la historia de las pioneras en la actuación y producción cinematográfica en nuestro país.

Ahí tienes dos mujeres que impulsaron el cine en épocas donde no teníamos permitido ni votar, donde sus opiniones eran invalidadas por su sexo. Sin embargo, están ahí, dejaron su legado, impactando en la historia como creadoras y artistas. Las mujeres siempre han estado presentes en el arte, en el cine, solo que no cuidas a quien le das tu atención, hay que visibilizar su trabajo y sobre todo apoyarlo.

Esto ha sido todo por hoy, te invito a escuchar el podcast y compartirlo. También visita nuestras redes sociales para más información. Yo soy Daniela Zulikey, te espero la próxima semana.

Adiós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *