Más que nenis, PATRONAS

Más que nenis, PATRONAS

Hace ya un tiempo se desato en redes sociales una serie de memes y comentarios entorno a un grupo de mujeres que se dedican al comercio informal a través de redes sociales. A simple vista parecerían “bromas” inocentes pero lo cierto es que esconden unos tintes de machismo y misoginia que muchos tienen internalizada.

De esta forma, el término “nenis” vendría a ser el nuevo “mamá luchona”, términos peyorativos disfrazados de “humor” que mantienen esta violencia sistemática que persigue a las mujeres, pero no contaban con que las nenis también son la resistencia, son redes de apoyo, son mujeres independientes y sobretodo emprendedoras, que no se quedaron calladas, aprovecharon la publicidad para redefinir el concepto para hacerlo suyo.

Sería mentira decir que las nenis son las primeras mujeres en atreverse y convertirse en su propia jefa, pero si son de las primeras en tener tanta autonomía y alcance debido a estos tiempos modernos. Sabemos que la compra y venta de productos es un negocio ancestral, tan antiguo como la sociedad debido al sistema socioeconómico en el que estamos inmersos pero el internet vino a revolucionar no solo nuestra comunicación, sino que también nuestro estilo de vida, en especial para aquellos que supieron ver en él su potencial como herramienta de trabajo.

Por otro lado, el comercio informal se convirtió en parte importante para la independencia económica de cientos de mujeres al ser un trabajo con sus propias reglas, desde el boom de la venta por catálogo, hasta las populares nenis, que han hecho de las redes sociales una plataforma ideal, segura y circular. Además de los tiempos de confinamiento que vivimos por la situación de la pandemia, pues también amplio las posibilidades, permitiendo que la economía siguiera en movimiento. Y esto lo sé de las fuentes más confiables, o sea de las mismas nenis.

Me acerque a las propietarias de mis tiendas favoritas de Instagram para hacerles algunas preguntas: Imelda Santillan de @Manita de Gato Bazar, Fabiola Sandoval  de @Ultramaaarb, Nayeli Santos de @Verde Desván,  y Pamela Jocelyn de @Again Girl.

Estas chicas y muchas más se aventuraron a emprender, ya sea que todo empezara solo como un pasatiempo al cual sacarle un buen provecho económico o que fuera una alternativa para tener un empleo bien remunerado donde ellas crearan sus horarios y fueran sus propias jefas, pero también se convirtió en mucho más, en un espacio seguro para mujeres donde puedes encontrar productos y prendas únicas a precios accesibles, una plataforma para crear consciencia acerca de varios temas ecológicos, como lo es el conocimiento de la fast fashion o alternativas ecofriendly para dejar una menor huella de carbono. Un lugar para apoyar proyectos locales y el talento de jóvenes artistas, así como su economía, un espacio amigable y libre, de ahí también el término “neni” para dar a sus clientas un trato afectuoso.

Entre lo que me dijeron, coinciden que más que molestarse por el concepto y los memes, lo vieron como una buena publicidad para hacer visible su trabajo, que ser neni es lo mejor. Ellas son quienes dirigen, administran y tienen el contacto con sus clientes, son quienes crearon una mini empresa sostenible, muchas veces con solo una persona detrás de todo el trabajo. Crearon su propia marca, buscan proveedores, adquieren sus productos, muchas veces los mejoran o ellas mismas los elaboran, toman fotografías, acuerdan puntos de entrega, por eso la frase más popular de “¿En dónde entregas, neni?», hacen envíos y gozan de todas las ganancias, al mismo que tiempo que también tienen otras responsabilidades. Sin mencionar que muchas han crecido hasta tener una tienda física e incluso han organizado eventos con más de 15 tiendas diferentes formando una comunidad de emprendedores, de proyectos variados y locales.

Es aquí, cuando tú dices ¿Y qué tiene que ver con el cine? Pues hace un tiempo vi una serie llamada Girl Boss, que narra vagamente una serie de sucesos que de verdad pasaron en torno a una chica de 23 años que busca generar buenos ingresos vendiendo ropa por internet. ¿Te suena a algo familiar? Yo la veo como una neni irreverentemente dramática y el sueño de cualquier millenial.

Esta producción original de Netflix fue estrenada en 2017 y está inspirada en el best seller #girlboss escrito por Sophia Amoruso, la fundadora y presidenta ejecutiva de Nasty Gal, una marca de moda vintage que causo furor en el 2010 con ganancias de hasta 300 millones de dólares.  El libro incluye consejos y enseñanzas para emprender, así como su autobiografía de como construyo un imperio de la moda digital desde su apartamento a los 23 años de edad y aunque la serie se toma muchas libertades a la hora de contar la historia, el eje sigue siendo el mismo, una joven emprendedora.

Esta comedia tiene 13 episodios, escritos por Kay Cannon mejor conocida por la trilogía de películas Pitch Perfect, así que, si ya las viste debes imaginar por donde va la cosa. También cuenta con Charlize Theron y Sophia Amoruso como productoras ejecutivas y a Britt Robertson como protagonista.

Debo decir que desde el inicio de la producción no se le tenía mucha confianza, siendo Netflix el aventurero que corrió el riesgo y les otorgo total libertad de crear el show que se habían imaginado, si tiene unas poquitas fallas pero definitivamente cumple sus objetivos entretener, divertir e inspirar. Eso sí, no impidió que la serie fuera cancelada desde su primera temporada pues fue considerada un fracaso, ya que muchos no estaban contentos con el personaje de Sophia y sus aires de empoderamiento femenino, sumado a que la famosa empresa Nasty Gal, el éxito de Amoruso se declaró en bancarrota un año antes de estrenar la serie, por lo que fue duramente criticada, ya que toda la serie está inspirada en Amoruso y el éxito de su empresa.

Yo creo que solo fue estrenada en un mal momento, si hubiera llegado a la plataforma en este año o en el anterior, hubiera tenido un impacto más positivo y alejado de la controversia, ya que es una buen show que surge a partir de la sed de tener historias contadas e interpretadas por mujeres, con personajes complicados como lo es Sophia que muestra actitudes no tan complacientes, dado que es sumamente irritante, caprichosa, egoísta, mal hablada y de igual forma segura de sí misma, honesta, apasionada, razones por las que yo ame ese personaje porque al final es humana, comete errores y busca aprender de ellos, muchas veces a la mala pero aprende.

Conectas con ella por el hecho de que se siente perdida y fatigada por la adultez “el lugar donde los sueños mueren” como ella lo llama, que con su explosivo carácter dice sin reparos lo que pasa por su mente, lo cual me parece liberador y aunque la serie está ambientada en 2006 se siente actual por las problemáticas que resalta, como el hecho de cargar con el peso de ser la generación que creció con el internet y todo lo que esto implica, el continuo bombardeo de contenido y las críticas de las generaciones más creciditas. Y si te gusta la moda retro te encantara, además de que sí tiene esa vibra de empoderamiento femenino que busca inspirarte a encontrar lo que te apasiona y hacerlo. ¿Qué esperas para verla?

Un agradecimiento especial a todas las mujeres emprendedoras, sobre todo a quienes se tomaron el tiempo de platicar un ratito conmigo y contestar mis preguntas, recuerda que puedes encontrarlas en Insta para que te compres algo shulo, no hay nada mejor que apoyar los proyectos locales.

Así terminamos el mes violeta, todo un mes dedicado a las mujeres en el cine, ya sea detrás de cámaras o delante de ellas, las pioneras y las mujeres de nuestro día a día que inspiraron historias. Mujeres reales, complejas e inspiradoras.

Ya sabes que si te gusta recomiéndalo esta página con tus amigos y conocidos.  Yo soy Daniela Zulikey, te espero la próxima semana para más cosas de cine.

Adiós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *