Madurar como manzana

Madurar como manzana

Ya madura ¿quieres? ¿Cuántas veces has oído esto? La madurez no es una cuestión de edad sino de aprendizaje.

El significado de la palabra madurez dice: “el momento en el que un organismo ha alcanzado la plenitud de su desarrollo.”

Se conocen tres diferentes tipos de madurez:

La madurez biológica que es la fase en la que se alcanza el máximo punto de desarrollo físico y sexual. Como la adolescencia o pubertad, y se caracteriza por muchos cambios físicos que sufrimos, creo que esta madurez es de las más notables.

La siguiente es la madurez emocional, que aunque se espera que la llegada de la adultez traiga consigo un cúmulo de experiencias y nuevos contextos sociales que formen madurez emocional, la realidad es que se trata de procesos individuales, que responden a múltiples causas, depende de cada persona, ya que está influenciada por el contexto familiar, social, económico, psicológico, experiencias que nos hayan marcado en nuestra vida, etc.

Y por último esta la madurez en la fase adulta, que de nuevo se apega a los cambios físicos de nuestro cuerpo,  la madurez de su ciclo vital cuando se encuentra entre los 40 y los 60 años de edad.

Los tres tipos de madurez mencionados, hacen una excelente alusión al significado de la palabra madurez, sin embargo existe un término etimológico: “Cualidad del que ha alcanzado el desarrollo esperado”.

Este término abre un poco más el panorama, porque aunque se concentre en la madurez emocional no hay una limitante para alcanzarla, cada quien responde a sus procesos y decide cuando ha alcanzado por lo que ha trabajado. Es más allá de las experiencias vividas que pueden ser muchas o pocas, sino el aprendizaje e impacto que estas tienen en nosotros. Este mismo conocimiento da fuerza para enfrentar otras experiencias que eventualmente llegan a nuestra vida.

Nuestro cerebro también pasa por procesos importantes, como la eliminación de la materia gris, es decir que vamos cambiando nuestra forma de pensar, actuar, de percibir las cosas, permitiéndonos ser más prudentes, controlar nuestras emociones, dar un orden de importancia a las cosas, etc.

Pienso que la madurez nada tiene que ver con la edad ni con la vida que llevamos, sino de la enseñanza que vamos adquiriendo a través de los pequeños detalles que han moldeado nuestras vidas, juzgar la madures de alguien más nos deja mucho que pensar de la nuestra.

“Una vida sin examen no merece la pena ser vivida”

Sócrates

Es decir que necesitamos examinarnos a nosotros mismos, para poder evolucionar a la mejor persona que podemos ser. Recuerda que tu madurez no debe ser cuestionada por nadie, tú sabes tus procesos, tu tiempo y tu conocimiento.

DATO SUMAMENTE INNECESARIO

Existe una plataforma de streaming llamada catflix que muestra escenas de series o películas conocidas, en donde los protagonistas son precisamente  estos indos felinos, los clips no demoran mucho y sí que son divertidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *