Le Pachuca

Le Pachuca

25 años. 25 años he vivido en esta ciudad. La he visto crecer y ella a mí.

Apenas algunos meses de haber nacido, mis papás tomaron la decisión de cambiar de aires. Y vaya, qué aires los de la bella airosa.

Primero, llegamos a vivir a la zona de Parque de Poblamiento, después a La Plutarco para enseguida, regresar a Parque. La siguiente parada fue en San Cayetano, donde viví mi época de preescolar y donde además, me tocó ver crecer Zona Plateada.

Mucha de esa zona era terrecería y ahora solo queda el recuerdo de esas idas al jardín de niños. A veces caminando, a veces en bicicleta, conducida por mi tío o por mi papá. Con mi mochila de Pokémon, un juguito Boing de triangulito (patrocíname Boing) y mi sándwich envuelto en una servilleta de papel que siempre se le pegaba al jamón que sobresalía de las orillas.

A decir verdad no duramos mucho allí, casi enseguida de terminar el preescolar nos cambiamos de nuevo. Ahora sí, a un terrenito propio que con mucho esfuerzo mis padres levantaron. Y yo, como un párvulo sin mucha consciencia aún de todo ese esfuerzo, solo me ponía a jugar en los montones de arena, tierra y grava. Ahora con mucha admiración, aprecio infinitamente lo que ellos consiguieron y solo me resta continuar lo que empezaron.

De niño, lo que más recuerdo y me llamaba la atención de Pachuca eran sus luces en los cerros. Las luces de las casas de los barrios altos me causaban gran curiosidad y asombro. Era como Navidad pero en toda una ciudad.

El Reloj por supuesto, era un punto de interés y reunión. Extraño mucho y recuerdo con gran cariño esas tardes en las que íbamos a Plaza independencia, cuando en ese entonces todavía tenía las jardineras altas, con muchos árboles, ornamentas y bancas de concreto, y con mis papás nos sentábamos a comer, platicar, pasar el rato. Me encantaría repetir esos momentos, todo parecía más fácil y tranquilo.

Pachuca me ha dado grandes amigos, curiosas anécdotas y grandes personas. Imaginen mi sorpresa al enterarme que la historia de mi familia con esta ciudad tiene más antecedente del que pensé.

Con el tiempo aprendí a conocer la ciudad, su historia, sus lugares, sus tiempos, su gente. A veces dicen que los locales son fríos e indiferentes. Pienso que en realidad solo tienen diferente forma de aproximarse.

De Pachuca me gusta su clima, a pesar de ser algo cambiante y normalmente frío pero ese gusto de comerse unos esquites mientras anochece y te sientas a platicar en el Reloj me es muy grato.

Es una ciudad de la que me siento parte, a la que me da gusto ver crecer, mejorar. A la que siento que siempre puedo volver, porque tengo un hogar, una familia, amigos. Pachuca es mi casa.

Los invito a escuchar el podcast, mi buen amigo El Vago complementa este pequeño texto con algunos datos sobre la ciudad, espero les agrade.

Nos leemos después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *