LAS BRUJAS

LAS BRUJAS

Ya sé, ya sé… Ya pasó Halloween y la temporada spooky, pero siempre es buen momento para hablar de las brujas.

Se dice que las brujas han existido desde hace cientos de años, y que incluso son tan antiguas como la misma humanidad. Es bien conocida la historia de las brujas de Salem condenadas por la santa inquisición a la muerte, de su pacto que han hecho con el diablo y demás historias en las que las brujas son aquellos seres demoniacos que roban bebés no bautizados y vuelan en escobas. Incluso la cultura mexicana tiene sus propios mitos y leyendas, de acuerdo con Alfredo López Austin en el náhuatl son llamadas mometzcopinqui o mometzcopiniani a aquellas mujeres que practicaban la magia maléfica y se caracterizaban por su poder para «arrancarse las piernas» o «desarticularse los huesos de los pies»

También podemos ver algunas de sus apariciones en uno de los libros más antiguos, como lo es la Biblia, donde se relata como el rey Saúl consulta a la así llamada «bruja de Endor», haciendo una clara connotación de algo negativo, pues en diferentes fragmentos de la misma se rechaza todo acto de hechicería, además de la adivinación, la búsqueda de espíritus, entre otros actos que se les han atribuido a las brujas debido a que se identifican como adoradoras del diablo. Sin embargo, existen numerosos antropólogos que conectan las prácticas mágicas con antiguos cultos paganos relacionados con la naturaleza.

Es a comienzos del Renacimiento es cuando la percepción de las brujas se construye como la conocemos, debido a que se desata la histeria y crece el mito.

La historia de las brujas, está llena de superstición y hostigamiento que se mantuvo durante más tiempo del deseado, donde el fanatismo y los errores de cientos de personas alimentaron la ignorancia de los habitantes de pequeñas comunidades. La cacería comenzó abarcando más de cuatro siglos (a partir del siglo XIV al XVII). Países como Alemania, Inglaterra y Estados Unidos fueron testigos de los horrores a los que se sometieron a las temidas “brujas”. Las dimensiones de este sangriento fenómeno histórico son impresionantes pues se han registrado millares de ejecuciones, el mayor recurso utilizado: la hoguera. Incluso se sabe de la existencia de un sádico libro al cual consultar, que ofrecían instrucciones detalladas del uso de la tortura y procedimientos judiciales nada favorecedores para las imputadas. La famosa guía fue escrita por dos monjes inquisidores y la bautizaron como Maleficarum Malleus, o «Martillo de Brujas»

El exhaustivo libro sobre la caza de brujas llegó hasta el director Benjamin Christensen, quien en 1922 lleva la persecución a la pantalla grande con la cinta Häxan o La brujería a través de los tiempos.

Una de las cintas más antiguas y místicas que expone a modo documental la errónea percepción que se ha tenido de las brujas. A pesar de recibir muy críticas (en especial por las escenas donde vuelan las brujas), no se libró de la censura, ya que no fue muy bien recibida por todo el mundo debido a sus explicitas escenas, por lo que el director danés salió en su defensa, pues dijo que la película debía ser proyectada para el interés académico y no para las masas.

Así las brujas comenzaron a robar pantalla y a ser representadas de distintas formas, aunque la que más predomina es aquella con la nariz puntiaguda y su escoba. Algo así como la Malvada Bruja del Oeste de El Mago de Oz. El clásico estrenado en 1939 traslada a la pantalla, la iconografía divulgada por los cuentos infantiles, dejándonos con la imagen de una mujer madura, con ropa oscura, una puntiaguda nariz, y claro que muy malvada. Instaurando el arquetipo del personaje, como también lo hizo Blancanieves dos años antes, pues fue estrenada en 1937.

Lo malo fue que, en aquella época el patrón o sea Hollywood, solo tenía de dos sopas, limitando completamente los personajes femeninos a ser o buenas o malas. Aunque poco a poco la imagen de bruja malvada se fue tirando gracias a producciones más “modernas” (modernas para su tiempo), como es el caso de Samantha Stephens, una bella y dulce bruja que encanto al mundo con un simple movimiento de nariz. Bewitched o Hechizada, fue una famosa sitcom muy azucarada, que llego a mediados de los 60 en plena lucha por los derechos civiles, en la que se muestra el típico modelo norteamericano de la familia, pero con magia. 

Años después el italiano Dario Argento nos traería una de las cintas más icónicas debido a su atmosfera terrorífica creada a partir de un uso magistral de la iluminación y su musicalización, incluso fue elogiado por el maestro Alfred Hitcock. Suspiria fue estrenada en 1977 y nos parece transportar a un escenario propio de Alicia en el país de las maravillas, creando esta angustiosa sensación de estar en un sueño o mejor dicho en una pesadilla donde las brujas son expertas en ballet. ¿Tú crees que su remake del 2018 le hace justicia?

Algo es seguro y es que los años noventa les pertenecieron a las brujas, debido a diferentes producciones donde las protagonistas contaban con grandes outfits y usaban la magia. Todos están hablando del remake de The Witches, pero la verdadera joya llegó a los cines en el año de 1990, inaugurando así la década de las brujas. La grandeza de la película radica en la gran actuación de Anjelica Huston, (la gran villana) y en su original historia adaptación del libro de Roald Dahl, quien al ver la cinta, pensó que era muy terrorífica para el público infantil al que él se dirigía. No es casualidad que más de uno terminará traumado.

En 1993 llega otro clásico, esta vez por parte de Disney, quien se encargó de llevar a la pantalla grande a nuestras tres brujas favoritas interpretadas por Bette Midler, Sarah Jessica Parker y Kathy Najimy. Hocus Pocus o conocida en la Latinoamérica como Abracadabra narra la historia de las hermanas Sanderson y como resucitan gracias a un hechizo y a un virgen. Escándalo pues fue la primera película de Disney en la que aparecía explícitamente dicha palabra.

Gracias a un especial de Halloween del pasado 30 de octubre, las hermanas Anderson estuvieron de vuelta en una recaudación de fondos llamada Hulaween y parece ser que no será la única vez que estén juntas, pues parece haber planes de una secuela para Disney+ dirigida por Adam Shankman. Ya después veremos si solo son rumores.

The craft es otra cinta que muestra un lado diferente de la magia, uno más joven y rebelde, que marcó a toda una generación y aumentó el interés por las practicas wicca. “Ligera como una pluma, rígida como una tabla” fue la frase más dicha en 1996 y la cancón que acompaña a las jóvenes brujas How soon is now? De The Smiths se convirtió en todo un himno para las chicas darks.

Y mientras ellas conjuraban a Manon, Sabrina llegaba a la pantalla chica, La bruja adolescente se estrenó en 1996, mismo año que The Craft y de igual manera marcó la adolescencia de muchos de nosotros. La sitcom está basada en el comic homónimo de Archie Comics el cual tenía un tono mucho más oscuro como el que tiene Chilling Adventures of Sabrina la serie original de Netflix. Estas producciones le dieron a la magia un toque especial, pues revolucionaron el cómo se ve una bruja, sin olvidar el contacto tradicional de su historia.

Es al final de la década cuando se estrena una película de la que ya hablé anteriormente. El proyecto de la Bruja de Blair llegó a los cines en 1999 y nos presentó de la manera más aterradora a la susodicha bruja. Nunca antes el bosque y una cámara habían sido tan terroríficos. Hasta que el director Robert Eggers, le dijo quítate elegantemente con su ópera prima The Witch. Siguiendo el ejemplo de Christensen, Eggers pasó cinco años investigando el contexto de una Nueva Inglaterra del año 1600. Su exploración por las supersticiones del pasado dio como resultado una verdadera pesadilla puritana, d´onde el fanatismo es capaz de cegar los sentidos, dejando caer a los personajes en el más puro terror envuelto en la psicosis que poco a poco los fue invadiendo.

La película del 2015, cuenta con un diseño de producción asombroso, una fotografía impecable y actuaciones insuperables, desde los adultos interpretados por Ralph Ineson y Kate Dickie, así como los más jóvenes Anya Taylor-Joy y Harvey Scrimshaw. En pocas palabras, es arte, en especial la última escena.

Se dice que las mujeres en el mundo de la herejía gozaban de los mismos derechos que los hombres, a diferencia de la edad Media, donde no tenían decisión ni sobre sus propios cuerpos, de forma que accedían a entrar a ese mundo que les ofrecía no solo el poder sobre si mismas sino también sobre las demás cosas.

“La bruja pone de relieve lo que se espera que las mujeres mantengan escondido, bajo riesgo de convertirse en algo incontrolable y destructor: la sexualidad y el poder”.

Sandrine Rousseau

De este modo, cerramos esta pequeña lista de las películas más populares de las brujas. ¿Cuál es tu bruja favorita? ¿Y crees qué faltó alguna? Déjanos tu respuesta en la página oficial de Spotmex.com.mx o en nuestras redes sociales, estamos en Facebook, Instagram y Twitter.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *