La última de los Romanov

La última de los Romanov

¿Te quedaste con la duda de qué pasó con la familia Romanov? Pues sigue leyendo, seguimos con más información de Anastasia Romanov.

Nos quedamos en ese final empujón que provocó la caída del zar, que bien sabemos no era un buen líder debido a que se dejaba llevar por quienes le rodeaban, así como tampoco tenía deseos de progreso, su necedad de permanecer en el poder terminó cegándolo y el odio de los ciudadanos iba en aumento. Definitivamente no tenía una buena popularidad y aun con eso se avienta a entrarle a la primera guerra mundial con un ejército pobre y poco preparado, dejando al pueblo ruso masacrado. Y mientras el zar se las daba de militar, la zarina junto con Rasputín y Anna Vyrubova (una amiga muy cercana de ambos (guiño, guiño) se convirtieron en la voz del gobierno y en el blanco de los chismes, así como de las teorías conspirativas, pues se cuestionaba la lealtad de la emperatriz por ser alemana, o sea el enemigo. Además de que también tomaban las peores decisiones dejando ver la corrupción del gobierno, en especial en la duma, el primer parlamento ruso, instaurado por Nicolás, a causa de la presión que dejaron las protestas.

Pero te digo que todo fue un relajo, porque se supone que la duma era para hacer una Rusia más democrática, algo que no pasó porque las votaciones resultaron ser un fraude, el trío dinámico escogía a los ministros y Nicolás ni pelaba a la duma, pues consideraba que no era propio de un emperador. Con todos estos problemas, se encontró una “solución” para no perder todo el poder, sacrificar a su caballo o en este caso al monje Rasputín, quien ya tenía una muy mala reputación y era odiado por todos, tanto por los que estaban del lado del zarismo como por los que estaban en contra, solo la familia real confiaba en él y no se daban cuenta de los riesgos de esto. Sin embargo, su fin estaba cerca, ya todo estaba planeado.

La noche del 29 de diciembre de 1916, Rasputín sería invitado por el heredero de la mayor fortuna de Rusia el príncipe Félix Yusúpov, a pasar el rato en su palacio. Los motivos no están del todo claros, pues mientras que algunos afirman que fue una trampa, en la que la gran duquesa Irina era señuelo, hay quienes dicen que fue el mismo Félix (esposo de Irina) quien cautivo al monje loco y existía por ahí una turbia relación. Sea como sea en el palacio lo esperaban el gran duque Dimitri Pávlovich, primo de Nicolás y el ultraderechista Vladimir Purishkevich, diputado de la Duma. La idea era que Rasputín deleitara su paladar con algunos postres, previamente espolvoreados con cianuro, pero no funcionó, por lo que recurrieron a las armas de fuego, tras cuatro disparos Rasputín dejó de pelear por su vida y murió. Los responsables del crimen arrojaron su cuerpo por un agujero de hielo en río Neva. Por eso vemos en la película a Rasputín cayendo al río y terminando en el limbo.

Igual se dice que Gran Bretaña también tuvo que ver en su asesinato, pues se especulaba de que él y la zarina eran espías alemanes, de una otra forma Rasputín murió, tal como lo predijo, antes de su muerte le había escrito una carta al zar que describía las consecuencias que traería su muerte, en pocas palabras sería el fin de Rusia y de los zares.

Y si fue el fin de los zares, pues dos meses después estalla la revolución y la duma es forzada a nombrar un gobierno provisional liderado por Aleksandr Kérenski, un revolucionario moderado, que esperaban que calamara un poco la situación, pero ya era muy tarde, el pueblo ruso ya había tomado las calles, dejando en claro que no querían más al zar, por lo que el 2 de marzo Nicolás II renunció a sus derechos y a los de la dinastía, terminando con los tres siglos de historia de los Romanov.

De esta forma empezaba otra travesía, mantener a la familia real a salvo, la idea era que los Romanov fueran exiliados, ya sea en Inglaterra con su primo el rey Jorge V o en su residencia de Crimea, pero ni uno ni otro. Mientras que las opciones se agotaban solo les dieron una salida Ekaterimburgo. Una de las ciudades más peligrosas para los prisioneros políticos, pues era una de las más radicalizadas de Rusia.

Se dice que la familia imperial tuvo una estancia bastante tranquila en la llamada “casa del propósito especial”. Más allá de estar a cargo de un grupo de toscos soldados que constantemente les robaban y que la comida solía ser escasa a comparación de su palacio, todo estuvo relativamente bien hasta el cambio guardias. Yakov Yurovskya mantuvo un orden más estricto, además de ser el hombre que planeo su asesinato. El ejército blanco se estaba acercando, lo que significaba que los Romanov podían ser rescatados y liberados, algo que no podían permitir pues según el ejército rojo los harían pagar por todos sus crímenes, solo esperaban luz verde para proceder.

La madrugada del 17 de julio de 1918, Nicolás II, Alexandra y sus cinco hijos Olga, Tatiana, María, Anastasia y Alexei, junto con cuatro de sus sirvientes, fueron despertados para ser llevados con engaños al sótano. Al llegar a la pequeña habitación Nicolás fue informado que se le había encontrado culpable de incontables crímenes contra el pueblo ruso, por lo que sería fusilado. Los disparos comenzaron, el humo y los gritos inundaron la habitación, algo era seguro nadie podría salir vivo de tal masacre.

El sótano de la casa Ipatiev también conocida como «la casa del propósito especial»
FOTO: Print Collector / Getty Images

Como un dato extra las hermanas Romanov previamente habían cocido sus joyas y diamantes a sus corsets, se podría decir que confeccionaron los chalecos antibalas más caros del mundo, sin imaginarse que los necesitarían. Es por esta razón que su sufrimiento se alargó y provocó que los saldados atacaran con sus bayonetas, para así terminar con la familia y sus sirvientes.

Los once cuerpos fueron cargados en un camión para deshacerse de ellos dos los enterraron en el bosque, mientras que los demás fueron quemados y enterrados en una fosa no tal lejos de ahí. La muerte de la familia imperial fue todo un enigma, tuvieron que pasar muchos años para que finalmente se confirmara las muertes, aun así, las autoridades soviéticas se negaron en aceptar su responsabilidad en el ataque y todo quedó más como un secreto a voces. Incluso en 1979 un par de historiadores aficionados encontraron restos de lo que parecían ser los Romanov. Sin embargo, escondieron el descubrimiento hasta la caída de la Unión Soviética. Es en 1991 cuando los restos finalmente se exhuman y se anuncia que pertenecen a Nicolás, Alejandra, Olga, Tatiana, Anastasia y sus cuatro sirvientes. Mientras que los restos de María y Alexei son encontrados hasta 2007, dejando en claro que no hubo ningún sobreviviente. Aunque en los primeros años de su muerte se creía que por lo menos algún miembro de la familia se había salvado.

De ahí que salieran docenas de mujeres afirmando ser la gran duquesa Anastasia. En 1920 apareció una mujer que afirmaba ser una de las herederas de la dinastía Romanov, tras ser rescatada por la policía de Berlin por lanzarse al río Spree, Anne Anderson como se hacía llamar, conmocionó al mundo pues parecía ser la viva imagen de las más pequeñas de las Romanov. Eso sí, no hablaba ni una pizca de ruso, pero rápidamente parientes de la familia imperial corrieron para ver si la noticia era cierta y así parecía para algunos.

Se dice que logró escapar gracias a la ayuda de uno de los soldados con el que después se casó, además de que sabía nombres, fechas y anécdotas propias de la duquesa, pero ni con eso pudo convencer a expertos e historiadores de ser una Romanov. Y aunque su fama despegó, “la joven desconocida” como fue llamada en su rescate, no contaba con una buena salud mental por lo que entraba y salía de instituciones mentales hasta que murió en 1984.

Anne Anderson y Anastasia Romanov

¿Tú crees que sí era la gran duquesa Anastasia?

Pero la gente es desconfiada pues, aunque tenían la confirmación de que los restos encontrados eran de la familia imperial, continuaban las dudas por parte de algunos que afirman que Anastasia no murió el 17 de julio junto con su familia

Y de ahí Fox se inspira para darle vida a Anastasia, la cinta infantil convertida en un cuento de hadas, que a mi parecer es bastante moderna, con una banda sonora propia de un sueño y la recreación de varios paisajes de Rusia y París.

La cinta sigue a Anya, una joven de unos 18 años que termina creciendo en un orfanato sin ningún recuerdo previo y en su travesía por saber quién es, se encuentra con Dimitri y Vlad, un par de caza recompensas que buscan una candidata para hacerla pasar como la gran duquesa Anastasia, mientras que Rasputín y sus fuerzas malignas buscan desaparecer a la dinastía Romanov. Interesante, ¿no? Según un estudio muy serio realizado por mí, resulta ser una de las mejores películas de princesas. Con una animación 2D logró encantar más de a uno, además de que cuenta con las voces de Kirsten Dunst, Meg Ryan y John Cusack, en la versión en inglés. En tanto que la versión latina tiene las voces de Cristina Hernández, Dulce Guerrero y Mario Castañeda, además de que contar con la interpretación de Thalia para las canciones.

Hasta aquí llega el episodio de hoy, para más información o debate sígueme en mis redes sociales y en las de Spotmex.com.mx ahí encontraras mucho más y divertidas dinámicas.

Yo soy Daniela Zulikey, hasta la próxima. До свидания

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *