La Bohemia

La Bohemia

-¡Amigo! ¡Qué gusto saludarte!
-Gracias -contesté mientras entraba yo por la puerta.
-Siempre es un gusto saludar a las personas que uno estima -dijo dándome la mano.
-Claro que sí don ¿Cómo ha estado?…

Le conocí en un pequeño viaje de su compañía, resulta que era usted una persona muy alivianada. Le gustaba el ambiente que las personas hacían y le entraba sin vacilar. Platiqué con usted a ratos porque pues había que trabajar, sin embargo siempre que intercambiábamos palabras era muy ameno.

Al final del día ya me estaba ofreciendo seguir colaborando y aunque al principio lo dudé por cuestiones de tiempo, pude organizarme y con mucho gusto aceptar.

En varias ocasiones me preguntó que por qué era tan serio. La verdad es que me cuesta trabajo empezar a desenvolverme con más confianza pero siempre fue usted muy respetuoso. Me lo topaba en la oficina mientras yo editaba y usted hacía plática de lo que fuera. Una vez nos agarró la noche platicando de las épocas musicales con grupos como Los Pasteles Verdes, La Revolución de Emiliano Zapata, Los Ángeles Negros, me invitó a mostrarme su colección musical y aunque tenía todas las ganas de escucharla tenía que retirarme por lo tarde que era.

Muchas de las veces en las que estaba editando, lo escuchaba prender el micrófono, poner la pista y empezar a cantar. Muchas de esas canciones me las sabía y aunque usted no se diera cuenta las cantaba a la par suyo. Incluso una vez nuestro amigo Lalo se sorprendió un poco pues me escuchó tararear y me preguntó si me la sabía. Repetidas tardes me iba de la oficina con las canciones en la mente y así duraba el resto del día.

Era usted alguien bohemio, que le gustaba cantar, recordar y platicar. Un alma tranquila, relajada, a quien se le tomaba cariño rápido. Siempre con intención de colaborar, de invitar, de apoyar, de estar haciendo algo. A veces un poco olvidadizo y descuidado pero siempre con buena intención.

Nos quedó pendiente una bohemia. Créame que tenía muchas ganas de que sucediera y solo estaba esperando a que la situación de salud actual mejorará para organizarnos.

Fue un gusto conocerlo, poder convivir un poco con usted, intercambiar temas de música, platicar. Siempre fue un gusto saludarlo.

Con mucho cariño, respeto y admiración para el Lic. Rogelio.

Los invito a escuchar el episodio de hoy de mi amigo El Vago quien les contará un poco más sobre los bohemios, espero les agrade.

Nos leemos después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *