Jonathan – Chile

Jonathan – Chile


Jonathan se fue a Chile porque quería cumplir la meta de ir de intercambio sin importar a dónde. Podría parecer más sencillo pues es un país hispanohablante… ¡pero no! Ya les contaré un poco más adelante algunas experiencias vergonzosas que tuvo por culpa de las diferencias en el idioma.


En fin, uno de los primeros choques culturales que vivió fue el cambio de divisas, y es que un peso mexicano equivale a casi 37 pesos chilenos… Imaginen que cambió unos 5 mil MXN: tenía 185 mil 528 CLP. Se sentía millonario.


La realidad era otra, por supuesto, porque en su primera experiencia en taxi le cobraron más de mil pesos mexicanos, todo porque no supo hacer la conversión y creyó que no era tanto dinero el que le cobraban.
Una de las cosas que no le gustó tanto de los chilenos es que son muy secos y desconfiados, y que todo lo dan por hecho. Además, que le ponen jitomate y aguacate (me rehúso a decirle PALTA) a casi todo, justo sus dos ingredientes menos favoritos.


De ahí en fuera, la pasó muy bien yendo de fiesta con sus amigos extranjeros. Incluso tiene una historia divertida que incluye una borrachera, un taxi y explicarle a un ucraniano qué significa que “te de el aire” cuando has bebido… Fue muy gracioso y me reí mucho en esta charla.

Ahora sí, pasamos al tema del español y sus diferencias. Bueno, no voy a profundizar mucho, solo diré que si van a Argentina no pidan un helado de cajeta porque van a pasar una gran vergüenza. Si no saben por qué, los invito a que escuchen a Jona contarlo de viva voz en el episodio. Aquí lo puedes encontrar.


LAS RECOMENDACIONES


Aquí nos fuimos directo a los consejos prácticos. Hablando de dinero, si pueden hacer pagos con tarjeta es mejor porque te cobran menos en tu banco, hagan las cuentas de sus divisas para que no tengan problemas, organicen los lugares a los que quieran ir y compren los vuelos con anticipación, así ahorrarán bastante.
Además, es recomendable descargar los mapas para que no se pierdan y tener un colchoncito ahorrado en caso de algún imprevisto.
Lo mejor de todo es que los miércoles son día de fiesta en Chile y LOS EXTRANJEROS NO PAGAN. Así que si desean visitar Chile, quédense mínimo un miércoles para que prueben esta experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *