El Vago #29 – Los tianguis

El Vago #29 – Los tianguis

Siempre es un gusto darse una vuelta por los tianguis. A veces es hasta relajante después de un día ajetreado.

Te comes la botanita o la comida/cena y te das un gustito comprándote algo. El mundo de los tianguis es maravilloso, la música de algunos puestos que traen bocinas, otros tantos hasta la pantalla para probar las películas clon. El humo salir de alguna parrilla y la infinidad de olores que se pueden percibir.

Incluso las interacciones con la gente, tanto los que venden como los que compran. Su propio lenguaje, el regateo y las frases para ofrecer. «Pregunte sin compromiso jefa», «¿Cuánto ofrece? no me ofendo», Llévatelo caladito».

Me encanta vagar por los tianguis. Y lo que más me emociona es esa búsqueda, esa aventura de encontrar algo que quieres y todavía encontrarlo a un buen precio.

Particularmente, entre las compras que he hecho en los tianguis están figuras de acción a un súper precio que con el tiempo se ha vuelto una pequeña colección que alimenta únicamente mi nostalgia.

La ropa también es un infaltable. Prendas súper baratas y de muy buena calidad. «Joyitas de la paca», como por ejemplo una chamarra de piel medio ochentera a solo cien pesitos.

Los electrónicos es otra de las cosas más comunes aunque también con las que más cuidado debemos tener, por aquello de que pues no hay garantías. Yo una vez agarré un videojuego nuevo, nuevecito, sellado incluso, con su plástico, y súper barato ¡Un juego de hace poco más de diez años! En cuanto llegué a casa lo abrí y efectivamente estaba impecable y por consecuente, funcionaba a la perfección.

En fin, los tianguis me encantan. ¿Qué es lo más loco que han visto en un tianguis? ¿A cuál les gusta ir?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *