El Vago #22 – Se me cayó un huevo

El Vago #22 – Se me cayó un huevo

Me enoja mucho cuando se me cae mi comida. En general me enoja mucho cuando se desperdicia comida.

Y es que la comida es sagrada, si de por sí en el mundo y en México hay problemas de hambre y desabasto de comida, todavía nos damos «el lujo» de tirar ese tamalito que ya no nos entró y que olvidamos en el refri hasta que le salieron pitufos.

O la sopa que preparaste y olvidaste meter al refri antes de dormir. Incluso esa leche que echaste hasta atrás en la alacena y olvidaste que estaba ahí.

Todas estas cosas que seguramente te han pasado y que hasta parecen muy comunes y hasta normales y poco relevantes, sumándose, son un problema de desperdicio que abarca la tercera parte de los alimentos que se producen para consumo humano.

Y es que evitar esto es mucho más sencillo de lo que se puede pensar y evidentemente puedes empezar en casa. Desde hacer el «frenteo» en tu alacena, cosa que aprendí cuando trabajé en un OXXO y que consiste en poner hasta adelante los productos que tienen las más próxima fecha de caducidad. Hasta comprar lo justo para tu comida, desayuno o cena. Créanme que basta con eso.

Y los beneficios son muchos, si quieres verlo desde lo económico, será un mayor rendimiento y hasta reducción de gastos al comprar solo lo necesario. El orden en tu cocina podría ser otro beneficio. Además de evitarte el asco de tirar cosas echadas a perder.

Si quieres saber más datos sobre el desperdicio de comida en México, te invito a escuchar al Vago en la emisión de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *