El primer Easter Egg

El primer Easter Egg

Debido a la temporada me pareció adecuado hablar de estos pequeños detalles que se han hecho tan populares por exigir la habilidad visual y fanática de quienes los encuentran. Los easter eggs se han convertido en elementos curiosos para los creadores, la industria y los fans por prácticamente alocar al gallinero, por crear esta controversia de que “todo está conectado” y eso a los fanáticos nos encanta, y hablo de fanáticos en general desde las cintas de Tarantino hasta los videojuegos, pasando por los que tenemos el síndrome de Peter Pan con las cintas del ratón ¿Cuál es su origen?

Si viste la película Ready Player One (2018) dirigida por Steven Spielberg o leíste el libro escrito por Ernest Cline, en el que se basan para la película, ya debes saber, porque ahí no solo te bombardean con cientos de easter eggs a cada segundo, sino que te cuentan acerca del primero, pero yo me voy a ir un poco más atrás con el origen de los huevos de pascua, una tradición tan antigua que ha llegado a tener varias fuentes.

La pascua es la tradición más importante del calendario cristiano, que conmemora la muerte y resurrección de Jesús, el hijo de Dios. Como buen mexicano o mexicana, (porque la mayoría de los hogares en México son creyentes) debiste festejar la pascua con un maratón de películas del canal 5, comiendo tostadas de atún( al menos de esta forma yo la viví) pero sé hay más tradiciones como acudir a la procesión de tu localidad, mojarse el sábado de Gloria o simplemente vacacionar. Sin embargo, las tradiciones difieren según el espacio geográfico y los años, dando lugar a que las costumbres sean sumamente variadas.

Desde los inicios de la humanidad han existido diferentes celebraciones como lo eran las fiestas paganas que tiempo después fueron mezcladas y renombradas, por lo que es difícil ver sus orígenes exactos. Lo que muchos coinciden es que el huevo y el conejo, son elementos que forman parte de la pascua debido a sus significados relacionados a la fertilidad, esperanza y renacimiento.

Los pueblos germánicos asociaban la aparición del conejo como el inicio de la primavera, lo que traería renacimiento y la renovación de la naturaleza después de la época de invierno. Según National Geographic, en la Edad Media, cuando llegaba la pascua el huevo adquiría este mismo significado de regocijo y vuelta a la alegría, ya que en la primavera las gallinas y los patos daban más huevos, algunas se pintaban de colores y se consideraban objetos muy preciados.

De esta forma podemos encontrar cientos de culturas que asocian estos mismos significados a la pascua y algunas hasta los mezclan como lo hicieron los países anglosajones, que, de acuerdo a sus antiguas leyendas, el conejo al salir de su madriguera repartía huevos decorados avisando la llegada de la primavera o que una liebre llamada «Osterhase» se encargaba de poner huevos de colores para los más jóvenes. Sea como sea, la tradición hecho raíces y ahora es una de las más populares, siendo el conejo de pascua parte del team de Santa Claus, el hada de los dientes y los demás guardianes, famosos personajes entre los niños.

Además de que es el segundo día con más ventas de dulces (el primero es Hallloween) Por lo tanto, sí, es una tradición gringa o mejor dicho extranjera y es justamente por eso que se llaman Easter eggs, pues asemeja a la búsqueda que se hace con los huevos decorados rellenos de dulce o chocolate, ya que de igual forma son escondidos en algún producto, ya sea una película, un libro o un videojuego, como lo hizo Warren Robinett en un acto de rebeldía en 1979 cuando se estrenó uno de los juegos más populares.

Warren Robinett.JOSH VALCARCEL/WIRED

En esa época, el trabajo de los programadores de juegos no era tan reconocido como ahora, difícilmente recibían crédito alguno, por lo que Robinett opto por esconder su nombre en el juego ‘Adventure’ para que quien vagara por los laberintos del juego lo encontrara y supieran quien fue el creador. Así quedo el primer huevo de pascua de la historia, la noticia se corrió de voz en voz y rápidamente ganó popularidad, y para cuando Atari se enteró ya era muy tarde, por tanto lo usaron a su favor.

No obstante, no todo lo que está oculto es un easter egg. Sí, también hay puristas de los easter eggs. Incluso tienen su propio archivo, The Easter Egg Archive un portal que contiene todos los huevos de pascua habidos y por haber, y que considera que deben cumplir con ciertas condiciones para ser llamados propiamente un huevo de pascua.

  1. Debe estar indocumentado, oculto y para nada obvio. Los Easter Eggs generalmente se destacarán porque no encajan totalmente con su contexto.
  2. Debe ser reproducible, o sea que todos los usuarios puedan acceder a él. Esto entra más cuando es un software, como es el caso de T-Rex, el mini juego que aparece en google cuando no tienes internet y presionas la tecla del espacio.
  3. Debe estar colocado ahí por los creadores y ser personales.
  4. Deben ser entretenidos.

De esta forma podemos tachar varios huevos de pascua que pensábamos que lo eran pero, igual no deja de ser confuso, ya que los cameos no son debidamente un huevo de pascua y aun así están en su archivo. Sí, es todo un debate decir que sí y que no. Lo cierto es que son detalles ocultos, por lo que me di a la tarea de buscar el primero en el cine, lo cual no encontré… fallé.

Según una cuenta de reddit a partir de The Gold Rush (1925), comenzaron a salir cientos de películas con pequeñas referencias a la interpretación de Charlie Chaplin, por lo que se podría decir que así fue que empezaron a popularizarse estos detalles escondidos.

Como también lo hizo Alfred Hitchcock, que en 52 de sus películas aparece en 39, como un extra más.

Actualmente los easter eggs son tan habituales en ciertas producciones que han ido perdiendo un poco su encanto, aunque siempre es interesante ver como los creadores se las ingeniaran para sorprendernos.

No olvides visitar nuestras redes sociales, ahí encontraras más sorpresas visuales. Yo soy Daniela Zulikey, te espero el próximo sábado para más datos innecesarios del cine.

Adiós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *