El minimalismo

El minimalismo

Ya tiene muchísimo tiempo que había escuchado del minimalismo. Y sinceramente no me imaginaba eso de tener menos cosas. No por mamón sino porque creo que soy un poco acumulador, sobre todo de cosas con valor sentimental. Además, de cierta forma me gusta la idea de “coleccionar”. Aunque tampoco me considero un coleccionista en forma. Pero siempre tuve, al menos en mi habitación, estantes o repisas con figuras de acción, juguetitos, autos a escala, discos, libros, posters.

Con el tiempo poco a poco fui quitando y guardando muchas de esas cosas. En parte por el espacio, en parte porque pues uno va creciendo y en parte por la flojera de la limpieza. Eran menos cosas que sacudir y limpiar.

Todavía tengo algunos juguetitos fuera y algunos libros, revistas y engargolados. Y sinceramente, desde que retomé este tema del minimalismo, me están dando ganas de hacer una revisión de todo eso que tengo. La idea del desapego emocional de las cosas suena bastante liberador y me dan muchas ganas de ir aplicando en más ámbitos la filosofía del minimalismo, no tanto en la cosa de deshacerme de pertenencias, sino en pensar dos veces en comprar algo. Reflexionar si es algo que de verdad necesito y de cómo eso aumentará o no valor en mi día a día.

Creo que es una de las partes importantes, reducir o al menos controlar el consumo.

Justo ahora, al escribir esto, me cuesta un poco hacerme a la idea de no tener cosas de más porque a pesar de que soy alguien que prefiere lo físico, libros, discos de música, videojuegos, entiendo también que todo eso ocupa espacio y que muchas veces es innecesario. Pero es ahí donde se buscan alternativas o al menos ciertos consensos con uno mismo.

No sé cómo me irá en esto de intentar aplicar el minimalismo en mi vida pero con gusto se los seguiré contando. Compártanme ustedes sus opiniones y experiencias, por favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *