Alienígenas, divertidos y siniestros

Alienígenas, divertidos y siniestros

Lo cierto es que esperaba que el tema de extraterrestres solo durara un episodio, pero nos encantan, así que continuamos con más información.

Bienvenido a este breve recorrido por las películas de alienígenas, en esta tercera parte veremos algunos de los blockbuster más populares, así como el cambio de narrativas que se usaron a partir de la nueva propuesta de Alien, el Octavo Pasajero (1979)

En episodios anteriores conocimos las primeras cintas que representaron a la vida alienígena, un poco o muy superficialmente. Con efectos especiales rudimentarios pero que pusieron en el mapa a la ciencia ficción para después darnos un verdadero vistazo de lo que es capaz el cine. Ahora parecería que los efectos visuales han llegado a su momento cumbre, pero no nos adelantemos.

Alien, el Octavo Pasajero (1979) dio en el clavo para representar a las formas extraterrestres como un slasher más y no lo digo yo, lo dice la critica que la hizo pedazos al compararla con Jaws (1975), asegurando que su trama no era precisamente original. Y es que en 1982, ya habíamos tenido un encuentro muy similar con La cosa de John Carpenter. Pero puede ser que esto solo muestre las referencias a las que estuvo expuesto el director y su crew, pues sí utiliza algunos elementos ya muy usados en las películas donde un grupo de personas se ven aterrorizadas por alguien o algo y uno a uno van cayendo asesinados. La diferencia radica en que esta vez el miedo fue un paso más allá.

Si ya checaste el episodio de Cine de Terror, sabrás que los miedos se desplazan, porque el ser humano siempre está en constante cambio y el miedo al ser la emoción más antigua tiene que ingeniárselas para no perder su toque. De ahí que con el pasó de los años, la humanidad le tema a diferentes cosas, pero lo que siempre persiste es el miedo a lo desconocido.

 “La emoción más fuerte y antigua de la humanidad es el miedo, y el miedo más antiguo y fuerte es el miedo a lo desconocido”

Deerie Persson

De ahí que aparezcan el miedo hacia nuestros enemigos interplanetarios, y es que el hecho de allá fuera exista la posibilidad de civilizaciones superiores con capacidades que desconocemos, resulta bastante perturbador.

Lo bueno es que, en 1993, un par de agentes del FBI se encargaron de investigar estos sucesos extraños. La serie de culto Los expedientes secretos X, se convirtió en un éxito que no pararía hasta el 2018, año en que se estrenó lo que hasta ahora es su última temporada.

Creada por un inquieto periodista muy interesado en la ufología, en los secretos clasificados del gobierno y que quedó más que impactado por el escándalo de   , ese lado oscuro de las autoridades por esconder información es lo que despertó en Chris Carter, las ganas de llevarlo a la pantalla chica, pero con calidad y para esto necesitaba un buen equipo de guionistas y documentalistas, porque la serie puede estar llena de imaginación y suposiciones, pero también contiene leyendas populares, reflexiones filosóficas y sólidas referencias científicas.

Y lo que nos encanta de dicha serie es la química que tiene el dúo dinámico conformado por Fox Mulder y Dana Scully, uno de los personajes femeninos más poderosos de la televisión, que se convirtió en un modelo a seguir para muchas mujeres. Ella era la voz de la razón, la escéptica, mientras que su colega, Mulder se guiaba más por su instinto y debido a su historia era más un creyente. Además de ser uno de los más grandes shipeos del entretenimiento, el verdadero misterio de la serie radicaba en sí había algo más que una amistad, ahora ya los sabemos, pero en esos años donde tenías que esperar semana a semana por un episodio era todo un enigma.

Y por si fuera poco, The X Files cuenta con nueve temporadas clásicas, dos más modernas y dos largometrajes para cine, en donde se investigan diferentes casos de actividad paranormal y alienígena. Así se abrió la puerta para las siguientes producciones que escudriñarían en los mitos más populares.

Pasemos a una cinta que reflejo los miedos de la manera más clásica. Ya sean reales o imaginarios, usualmente tendremos enemigos. Ya sean reales o imaginarios, usualmente tendremos enemigos. Y vaya que a Estados Unidos le gusta crearse varios. De ahí que aparezcan muchas cintas en donde sus principales construcciones arquitectónicas resulten destrozadas y ellos siempre aparezcan como los héroes, no solo de su país, sino del mundo. Tal como lo representan en El día de la Independencia.

Dirigida por Roland Emmerich y filmada en solo 72 días, la película consiguió ser una de las más taquilleras al menos de su año, 1996. Protagonizada por Will Smith, Bill Pullman y Jeff Goldblum, lo interesante de la pelí es que no sé enfoca solo en un protagonista, la historia gira en torno a los extraterrestres y los intentos de la humanidad por alejarlos.

Y aunque no hay mucha ciencia, sí hay una embarrada de un enigmático lugar al cual muchos asistieron pensando en robarse un alien. El área 51 es uno de los lugares más misteriosos debido a su extrema discreción, esta base militar ubicada en el desierto del estado de Nevada ha sido parte de un sinfín de teorías conspirativas, desde el conservar una nave alienígena para su examinación, hasta ser el set donde se filmó todo el montaje del hombre llegando a la luna.

Sin embargo, el secreto no podía mantenerse más y no porque se descubriera algo, sino por la presión de los conspiranoicos y es en 2013, cuando el gobierno estadounidense desclasificó unos documentos en los que por fin confirmaban la existencia del Área 51, asegurando que era utilizada como un campo de pruebas y de entrenamiento de la Fuerza Aérea. ¿Tú lo crees? Sea como sea, según el productor y coguionista de El día de la Independencia, Dean Devlin, el ejército de EE. UU. Había acordado apoyar a la producción de la cinta permitiendo que algunas escenas fueran filmadas en bases militares, pero después de conocer el guion y sus continuas referencias de la famosa área, retiraron el apoyo. ¿Coincidencia? No lo creo.

Y aunque muchos se quejen de sus personajes simples, así como de su historia ya muy explorada, el día de la independencia encanto por sus efectos visuales y mucha destrucción. En estos tiempos tal vez la tacharían de buscar ser políticamente correcta y encima ensalsa ese nacionalismo norteamericano con el discurso previo a la batalla, donde inaugura el día de la independencia del MUNDO al luchar contra los extraterrestres.

Ahora me parece un poco risible, pero la mejor parte es cuando el entusiasta Dr. Brakish es poseído macabramente por el alienígena, demostrando su poder ante los simples humanos, acercándose más a una escena del exorcista que a la tierna conexión entre Eliot y E.T.

Mientras tanto la Warner Bross estaba planeando su próximo ataque con una extraña cinta que simula las películas de invasión alienígena de los años 50. ¡Marcianos al Ataque! Llegó a los cines en 1996 y para quien ya la vio sí, se ve chafa a propósito, pues es el efecto que Tim Burton buscaba ya que rinde homenaje a las cintas del primer episodio de Aliens, en especial a La Invasión de los discos voladores (1956) que es de donde se inspiró para el diseño de las naves. De hecho, lo que él quería hacer era mucho más ambicioso y por lo mismo más caro, pero le dijeron que nel. En cambio, tiene un elenco de estrellas, contando con la participación de Natalie Portman, Jack Nicholson, Jack Black, Sarah Jessica Parker, Sylvia Sidney, Danny DeVito y Michael J. Fox. Eso sí, es una cinta que dividió opiniones, mientras muchos la disfrutan como lo que es una sátira, otros la detestan por su extrañez.

Un año después llegaría a los cines algo que esperaba causar la misma sensación en sus espectadores por sus grotescos y burlones personajes. Hombres de negro (1997) fue dirigida por  Barry Sonnenfeld y retrata a uno de las teorías conspirativas más conocidas. Sí, hay muchas cosas que se nos esconden pero ¿Cómo lo hacen? Pues existe una organización secreta que monitorea y suprime la actividad paranormal en la Tierra, para que ni te enteres de que pasó.

Men in Black es una serie de comics creada y escrita por Lowell Cunningham, que ahora ya cuenta con una trilogía de películas, así como una serie animada y aunque el comic es mucho más oscuro que la cinta, Hombres de negro gustó mucho por sus buenos efectos visuales, así como por su divertido guion, Sin mencionar la gran conexión que hay entre sus protagonistas Will Smith y Tommy Lee Jones.

Pero ya es tiempo de ponernos serios y no hay peli más seria en torno a los encuentros alienígenas que Señales (2002) Aquí no vemos, los excesivos y gigantescos efectos visuales, ni una lucha contra la humanidad y los aliens, sino vemos la lucha de una familia emocionalmente inestable, con problemas comunes, enfrentándose a uno de los sucesos más insólitos del mundo, una invasión alienígena. Dirigida por M. Night Shyamalan, la cinta contiene una de las escenas que me provocó pesadillas en las infancias de muchos, razón por la que se volvió una de mis cintas favoritas.

Protagonizada por Mel Gibson, Joaquin Phoenix, Rory Culkin y Abigail Breslin, el metraje se muestra como una mirada por la pérdida de fe ocasionada por el dolor, entrecruzada con la creencia de vida alienígena. El suspenso crece y asemeja un poco a una cinta de terror, donde somos testigos de apariciones siniestras y extrañas coincidencias, pero la película abre un dialogo entre el destino y lo que hay más allá en lo desconocido.

De igual forma muestra un suceso que impactó a la sociedad. A principios de los años 80 aparecieron en Wiltshire, al sur de Inglaterra, unos extraños círculos dibujados en los campos de cultivo. Esto llamó la atención no solo de los granjeros afectados, sino del mundo entero al especularse que se traban de señales que usaban habitantes de otros planetas para comunicarse con los humanos.

Esto hizo que Shyamalan, se interesara en proyectarlo en las salas y pese a que nunca se nos explica que querían los dichosos extraterrestres, vaya que nos dan un entretenido y buen susto.

Pero la película que de verdad hizo que me diera miedo encontrarme con un alienígena, fue Contactos del cuarto tipo (2009). Dirigida por Olatunde Osunsanmi y protagonizada por Milla Jovovich, este thriller se muestra como un documental. Algo ya muy utilizado como lo es en el caso de La Bruja de Blair y Actividad Paranormal, pero esta vez tiene un plus, alienígenas. Con un supuesto material de archivo de más de 60 horas de video, la cinta recrea un impactante caso de manifestaciones alienigenas que tuvo lugar en Nome, Alaska en el año 2000. Y aunque se creía que la cinta era autentica lo cierto es que no, es ficción. Pero sí se basa en una serie de desapariciones ocurridas en Alaska. Tal parece que desde 1988 han desaparecido más 16 mil personas, pero no precisamente por ser abducidos por alienígenas, sino por las condiciones extremas de dicha región, así como el supuesto de triangulo de Alaska, que es casi como el de las Bermudas, pero con nieve. Y espero que al saber esta información no te desanimes, pues vaya que la cinta vale la pena, debido a que muestra a los extraterrestres jugando con nuestra mente, casi como una posesión demoniaca, alejándose de los finales hollywodenses con algunas escenas bastante siniestras.

¿Qué pelis te gustan más? ¿Las de los 90 o de principios del 2000? Gracias por acompañarme por este breve recorrido, si tu película favorita no apareció es porque tendrá su propio episodio, ya que me faltaron muchas más.

Cuéntame si has tenido algún encuentro del tercero o cuarto tipo. Doy por terminado la saga del cine de aliens (por ahora). Recuerda visitar nuestras redes sociales.

Yo soy Daniela Zulikey, te espero la próxima semana 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *