Adriana – Francia

Adriana – Francia

Las oportunidades no siempre llegan a nuestra vida de la forma en que nos esperamos. Aunque durante su educación universitaria Adriana buscó irse de intercambio, los procesos de convenios entre universidades y otras circunstancias no permitieron que se diera en ese momento un viaje al extranjero.

Sin embargo, tiempo después de egresar de la licenciatura de Gastronomía, le ofrecen trabajo como profesora de francés en el Centro de Idiomas de la Universidad. Mientras daba clases, se enteró de la existencia de este programa cuyo objetivo es ser asistente de profesor de español en Francia. Gracias a que contaba con certificado DELF con nivel alto (B2), pudo acceder a esta beca que pronto la llevaría a hacer realidad el sueño de viajar a Francia.

Adriana nos contó a grandes ragos el proceso y requisitos de este programa. Lo describe como un proceso complejo debido a la documentación y tiempo que debes dedicarle para aplicar. Si es de tu interés, sigue leyendo, aquí te dejo la explicación.

En una primera fase debió reunir los documentos que se te piden. Esta beca está abierta para cualquier área del conocimiento, así que no importa si tienes licenciatura o ingeniería, lo único que necesitas en contar con título profesional, cartas de recomendación, antecedentes no penales, entre algunos otros. Después, en la segunda fase, presentó un ensayo y una entrevista que te hacen en español y francés «para ver que puedas cambiar de un idioma a otro sin morir en el intento».

De ahí, solo le quedó esperar la asignación. Ella estuvo trabajando con grupos de secundaria y preparatoria. La diferencia con este último grado es que era un bachillerato enfocado a ciertas ramas, así que tuvo dos grupos: logística y transporte (que eran puros hombres con poco interés en el idioma), y diseño de modas (con puras mujeres que sí querían aprender).

Con las primeras impresiones del país, también vinieron los primeros problemas. Al llegar entendió muy bien el idioma; sin embargo, cuando llegó el director de la escuela se presentó con ella sucedió lo inevitable: de pronto dejó de entender francés, se bloqueó y por algún tiempo después de ese suceso, le costó trabajo volver a entender el idioma al cien.

De esa experiencia, Adriana destaca algo muy importante: hay que aceptar que no lo puedes saber todo y que tendrás que reaprender algo que crees que sabes.

Por otro lado, nos adentramos en cómo ven los franceses a México y, después de discutir varios puntos interantes, llegó a una de las mejores conclusiones de esta experiencia en el extranjero: «No sólo eres asistenete de profesor: también eres un embajador de cultura».

Hasta aquí vamos a dejar esta entrada del blog, así que si quieres escuchar el resto de aventuras y aprendizajes, ve directo al episodio en Spotify. ¿Te lo vas a perder?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *