¿A quién le escribirías una carta?

¿A quién le escribirías una carta?

Probablemente andemos muy reflexivxs por acá un rato porque últimamente he aprendido un par de cosas que me gustaría compartir, ya que me gusta encontrarme cosas shidas en Internet, para variar y, me alegra cuando alguien comparte algo positivo cambiando el ya tan típico y tétrico ambiente que hay en redes sociales con pura mala noticia, así que si está en mis manos hacer lo mismo, lo haré.

Hace un rato ya, me pidieron colaborar en una revista muy bonita de unos compas de la uni que se llama Elástica (@elasticamag en Instagram) para la edición de Octubre con la ilustración que ven arriba. Ilustración para el bonito texto de Axel López (@axelo_pez en Instagram y Twitter) titulado «Carta a un fantasma» (les dejaré el link a la revista al final para que vayan a darle una leída).

En fin, el texto me gustó mucho y curiosamente llegó a mí en un momento… ¿cómo llamarlo? No sé, diré que <<indicado>> porque no encuentro otro adjetivo en este momento que me ayude a describirlo, igual porque no sabría cómo hacerlo, fue (y sigue siendo) un momento de muchas emociones mezcladas. El punto es que llegó en el inicio de un proceso importante para mí; me identifiqué mucho con él e ilustré lo que a mí me hizo sentir.

Muchas veces pasamos por momentos o etapas en nuestra vida no tan gratos, a tooooodo el mundo nos pasa, es un proceso normal y natural al que debemos darle su espacio y tiempo, no importa cuánto tome -especialmente porque hay unos procesos más significativos que otros-, lo que importa es dejarlo fluir para que no se vuelva una carga innecesaria de emociones que pueden provocarnos reacciones no tan buenas para nosotrxs y/o lxs que nos rodean, sino que aprendamos de ello y mejoremos.

Atorarnos durante un proceso de duelo por cualquier tipo de pérdida o cambio en nuestras vidas puede traer consecuencias muy duras en nosotrxs y se puede convertir en algo desgastante y sumamente doloroso. Que el pesar de un mal momento se vuelva parte de tu rutina podría parecer normal, pero no lo es y a veces lo tomamos tan natural que nos acostumbramos al dolor, la tristeza, la rabia… Es natural sentir estas emociones, lo que no lo es, es que se queden por un largo tiempo en nuestra cotidianidad y que las abracemos lo suficientemente fuerte para que se vuelvan parte de nosotrxs; de nuestra mente, corazón y hasta de nuestra personalidad.

Algo así me pasó, por muchísimas razones, muchas que incluso yo misma no sé explicar y fue todo un caos personalmente; me atoré en este proceso y afectó muchas áreas de mi vida, especialmente de manera interna, pero bueno, me hizo darme cuenta de muchas cosas; replantearme ideas, conceptos e imágenes en mi cabeza que había que ajustar y éste caos fue el empujón perfecto para empezar a trabajar en diversas situaciones que por dejarlo para después no les había dado el espacio y la importancia que se merecían hasta que todo se juntó y explotó.

No vengo aquí a hacerme la víctima ni mucho menos, porque si pensaron «ahuevo, chismecito» no lo van a encontrar, jajajaja. Les vengo a platicar un poquito de esto porque son épocas difíciles para todos, la pandemia nos jodió parejito y a muchxs nos aplastó un poco más fuerte, así que el chiste de este texto tipo terapia psicológica/consejo de mejor amiga/charla de coaching de vida es para compartir un poquito de lo bueno que me ha dejado esto que estoy viviendo, que si le sirve a alguien me daré por bien servida y si alguien más se identifica que me escriba en los comentarios al respecto su opinión y/o experiencia.

Siento que «Carta a un fantasma» retrató en gran parte de manera casi perfecta lo que sentía en ese momento de catarsis, cómo ese pesar se convirtió en un fantasma que me acompañaba día con día y que por más que trataba de invitarlo a que se fuera de mi vida o que se reinventase de mejor manera, no lo hacía y también cómo, en consecuencia de todo, me acostumbré tanto a él que podría decirse que le agarré cierto cariño, cosa para nada buena y sana.

Dibujar algo al respecto también fue una buena manera de sacar todo eso que no había dicho a nadie durante tanto tiempo porque no sabía cómo, no tenía idea de qué manera expresarlo por diferentes motivos y porque ni siquiera tenía las palabras que me sirvieran para articular todo lo que sentí por meses y lo que sentía en ese preciso momento.

Les dejo aquí el link a la revista para que se contextualicen más y cachen mejor el sentido de este texto: elasticamagazine347629240.wordpress.com/2020/10/15/mortales-octubre-2020 (y también para que conozcan un proyecto muy cool).

De igual manera les recomiendo que se den una vuelta por la sección de Podcast de aquí de Spotmex, que un par de amiguitos han tocado temas relacionados a esto que les podrían interesar y servir. Jair Hernández en ¿Charlamos?… Tu mente y yo hablando de «Resiliencia» y Adrián Molina en El Vago contándonos sobre «Las despedidas» y «Decir adiós». (De cualquier forma vayan a checar todo el precioso, divertido e interesante contenido que hacen todos los Spotmexers tanto en Podcast como aquí en Enfoque, realizado con arto amor y dedicación para ustedes).

Les deseo que estos tiempos de pandemia en los que nuestra salud mental puede llegar a quebrarse un poco (o mucho) les sea leve, que si tienen necesidad y oportunidad pidan ayuda y se den el tiempo de trabajar en ustedes. Es el mejor regalo que se pueden dar a si mismxs.

Les mando un fuerte abrazo. <3

Bai.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *